martes, 19 de agosto de 2014

QUÉ PENA, PENITA, PENA...


Si en el firmamento poder yo tuviera, 
esta noche negra lo mismo que un pozo, 
con un cuchillito de luna lunera, 
cortaría los hierros de tu calabozo. 
Si yo fuera reina de la luz del día, 
del viento y del mar, 
cordeles de esclava yo me ceñiría 
pot tu libertad. 

Estribillo 

¡Ay, pena, penita, pena -pena-, 
pena de mi corazón, 
que me corre por las venas -pena- 
con la fuerza de un ciclón! 
Es lo mismo que un nublado 
de tiniebla y pedernal. 
Es un potro desbocado 
que no sabe dónde va. 
Es un desierto de arena -pena-, 
es mi gloria en un penal. 
¡Ay, penal! ¡Ay, penal! 
¡Ay, pena, penita, pena! 

Yo no quiero flores, dinero, ni palmas, 
quiero que me dejen llorar tus pesares 
y estar a tu vera, cariño del alma, 
bebiéndome el llanto de tus soleares. 
Me duelen los ojos de mirar sin verte, 
reniego de mí, 
que tienen la culpa de tu mala suerte 
mis rosas de abril. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario